Criando Niños con Consciencia del Reiki

Criando Niños con Consciencia del Reiki

por Kathy “Kap” Parra

traducción: Jeymi

Para un niño mantener viva su innato

sentido de asombro, necesita la compañía de

al menos un adulto para compartirlo, redescubriendo

con él la alegría, la emoción y el misterio

del mundo en que vivimos.

-Rachel Carson

Como madre de tres almas iluminadas, he tenido la oportunidad de expandir mi conciencia a un camino que resuena con la vibración planetaria. Introduje el Reiki en nuestra familia antes de la concepción. Enviaba Reiki a distancia a nuestros hijos preguntándoles que necesitaban de mí como un madre para prepararme para su llegada, qué comida los nutriría mejor, qué tipo de ejercicios hacer, qué música y rituales espirituales les serviría mejor. También les pregunté acerca sus nombres y el momento de su nacimiento. Siempre me dieron una guía clara, precisa y consciente al enviar Reiki con amor. La parte mística e intuitiva en mí sabía que estas almas les fueron enseñadas las transcripciones antiguas de muchos soles y lunas pasadas y yo sólo los guiaría a su propia iluminación.

Cada día experimentamos juntos el amor del Reiki en nuestra vida cotidiana. Las mañanas comienzan generalmente con un abrazo suave y decimos que se haga la luz y el amor, para ti y para el planeta. La mayoría de los desayunos los realizamos juntos con el ochenta por ciento de dieta orgánica. Nuestra familia prefiere una dieta vegetariana / vegana. Bendecimos nuestros alimentos con Reiki, colocando las manos sobre estos y enviando la luz de Dios, y luego comemos mientras platicamos de los sueños anoche, ángeles y hadas que hayan bailado en las primeras horas de la noche.

John Holt fue el precursor de un tipo de escolarización llamada  “Unschooling” (falta de escolarización). Este tipo de ambiente ha permitido que nuestros niños pasen más tiempo afuera donde la naturaleza es la maestra encantada y son los alumnos de una de nuestras energías más grandes, “La Naturaleza”.

El compartir el Reiki con los niños les ha dado poder como individuos. Les ha ayudado a confiar y conocer su propia energía Reiki y el poder curativo que tienen para sí mismos, otros, el medio ambiente, los animales y el planeta. Un ejemplo de esto es cuando mi hija de seis años de edad, fue a que le extirparan su acuario diente y le preguntaron si le gustaría óxido nitroso. Ella exclamó: “No, voy a enviar Reiki con amor, y voy a pedir a los ángeles y hadas que me ayuden”. Visualizamos la luz blanca y el arco iris que rodea las encías y los dientes, pidiendo a Dios y a los ángeles eliminar cualquier malestar (sin embargo le ayudamos con un remedio homeopático de Arnica para la inflamación). El dentista se asombró de su calma y paz y nos fuimos a casa y a andar en bicicleta.

Otro de los niños mandó Reiki a nuestros pez beta. Parecía estar dispuesto a morir, pero ella dijo: “No, yo no lo creo; no es su tiempo.Todos pusimos nuestras manos en la parte exterior de la pecera y pusimos cinco gotas de plata coloidal en el agua y al día siguiente estaba nadando tan bien como siempre. Hemos tenido a Merlin durante casi un año.

Al verlos que comparten la energía del Reiki conmigo, ellos mismos, los demás y la naturaleza me ha dado señas de una nueva luz que ilumina las posibilidades del Universo;  si a todos los niños se les diera la oportunidad de crecer en un ambiente donde se nutriera y compartiera la energía del Reiki una vez al día a un nivel consciente. Un entorno en el que estarían sentados en la naturaleza y la bendición de cada gota de rocío y su majestuosa belleza, abrazando el árbol en su patio trasero, y enviando las bendiciones del Reiki a toda criatura viviente. Oh, este pensamiento me da cosquillas en mi columna vertebral, sabiendo que nuestro Universo estaría recibiendo esta preciosa energía.

Invito a todos a vivir a través de los ojos del Reiki y compartirlo con los que nos rodean, especialmente a nuestros hijos. Compartir con ellos sólo por hoy que el Universo es seguro, sin preocupaciones, feliz y abundante, sin ira, abierto a dar, y bondadoso. Lo que elijas hacer hoy, hazlo con amor y honestidad; crea tus intenciones de paz y amor para ti, los demás, y todos los seres vivos; y por último, comparte la gratitud por la energía cada vez mayor del Reiki que reside tan amablemente en todos y cada uno de nosotros. Todo lo que necesitamos hacer es compartirlo, especialmente con nuestros hijos, y ellos lo compartirán con sus hijos.

Este artículo es de la edición de primavera del 2006 del “Reiki News Magazine”.

Copyright 2007 Centro Internacional para le Entrenamiento de Reiki

http://www.reikiwebstore.com/ProductPage.cfm?ProductID=389&CategoryID=39