El Reiki y el Cáncer de Mama, una historia

por Margaret Dubay Mikus , Ph.D.

traducción: Jeymi

Esta es una historia de coraje, esperanza y éxito sobre la sanación de una mujer con cáncer de mama.

Por naturaleza soy una persona práctica y cautelosa. Mi formación académica radica en la ciencia, tengo una licenciatura en zoología y un doctorado en microbiología. Las enfermedades graves han transformado mi vida de manera inesperada , llevándome al mundo de la medicina alternativa .

Usando mi propia combinación de terapias, tuve éxito en la sanación de la esclerosis múltiple. En junio de 1996 me diagnosticaron dos cánceres distintos, uno en cada pecho. En ese momento tenía sólo 44 años de edad y algunos factores de riesgo importantes para el cáncer de mama.

Después de pensarlo mucho, decidí combinar la medicina convencional con mi propia mezcla de terapias no convencionales. Integré la cirugía, la quimioterapia, la radiación, el Reiki, la conexión espiritual, el equilibrio de la energía, la visualización, la psicoterapia, afirmaciones y yoga. Formé un círculo de sanación con amigos y familiares que me enviaron energía positiva y oraciones. Utilicé el Reiki en cada etapa, a veces de manera bastante inusual . Nunca me sentí impotente porque podía usar Reiki, independientemente de lo que me estaba pasando .

Usé el Reiki directamente sobre el tumor más grande, que no desvanecía, pero según el informe patológico, el cáncer se estaba debilitando. Podría haber otras explicaciones aparte del Reiki, pero fue un hallazgo intrigante.

Antes de la cirugía, tenía mucho miedo. Decidí darme sesiones de Reiki con regularidad y por unas dos semanas, envié Reiki cada noche al cirujano y el equipo quirúrgico para garantizar la mejor experiencia de sanación para todos nosotros. La cirugía se iba llevar a cabo en un gran hospital universitario y tenía miedo de que mis necesidades se fueran a perder en la atmósfera técnica.

El día de la cirugía me encontré con sólo gente cálida y apoyo. Pedí sólo anestesia local para poder estar plenamente consciente todo el tiempo. Tuve la oportunidad de hablar con cada persona en el equipo médico. Envié Reiki al frío quirófano.

Conforme avanzaba la cirugía, solicité ver las muestras de los tejidos extirpados, enviándolos al laboratorio con mi bendición. Todo el mundo fue muy atento y considerado. Mi sensación es que la energía del Reiki creó una experiencia de sanación profunda para todos los miembros del equipo, incluida yo. Me sentí más controlada y el cirujano, las enfermeras, los estudiantes y los médicos residentes estuvieron expuestos a una forma muy diferente de medicina .

Después de la cirugía envié Reiki directamente a las zonas vendadas. A pesar de que se eliminaron grandes cantidades de tejido, necesitaba analgésicos para sólo un día después de la doble lumpectomía. La cicatrización fue mínima y la sanación interna ha sido increíble. ¡Gran parte del tejido mamario se ha llenado de nuevo!

Alrededor de un mes después de la cirugía, me preparé para cuatro sesiones de quimioterapia, según lo recomendado por mi equipo médico. Para prepararme tuve una iniciación de Reiki avanzado, y recibí un tratamiento completo de Reiki antes de cada sesión. Bill Farber, el Maestro de Reiki también hizo una cirugía psíquica.

En la noche después de cada sesión de quimioterapia, hice de 10 a 15 minutos de tratamientos de Reiki directamente en el abdomen, junto con bandas de acupresión en mis muñecas para controlar las náuseas. El Reiki también me ayudó a aumentar mi función inmune. Como se ve en los análisis de sangre antes de cada sesión de quimioterapia, mis células inmunes permanecieron dentro del rango normal y saludable, lo que me permitió completar los tratamientos a tiempo.

La noche antes de mi último tratamiento de quimioterapia , después de mucha consideración y consultas con un número de profesionales de la salud, decidí no tomar los medicamentos contra las náuseas que fueron prescritos. Creí que los efectos secundarios negativos de estos medicamentos superaban los beneficios para mí, pero esto fue una decisión muy personal. Además del Reiki, esta vez he utilizé técnicas para el equilibrio de la energía, un ritual para llamar a guías espirituales, y Reiki para bendecir mi agua potable. Incorporé afirmaciones del libro “Heal Your Body ” (Sana tu cuerpo) de Louise Hay.

Escuchaba con mucha atención cuando mi cuerpo me hablaba. Si quería tres sorbos de agua, le daba exactamente tres sorbos de agua. Lo hice por la noche y me desperté lúcida, sintiendo una tremenda sensación de poder y éxito.

Un mes más tarde empecé los tratamientos de radiación. Usé Reiki para recuperarme de las quemaduras, así como de los efectos emocionales y espirituales del tratamiento para el cáncer, ya que es muy estresante.

Probablemente mi uso más inusual de Reiki fue durante la administración de los rayos gamma. Dibujé el símbolo de poder y el símbolo de distancia en el camino del haz de luz de radiación, pidiendo a los guías espirituales que me ayudaran a protegerme del daño y a enviar la energía de los rayos gamma hacia la tierra, ya que necesita la energía. También usé técnicas de visualización. Seguí durante 23 sesiones, cada vez con ocho posiciones diferentes.

Seguí usando Reiki durante el período de recuperación después del tratamiento contra el cáncer. Yo sabía por mi guía interior que el cáncer se había ido y no volvería. Todas las pruebas médicas realizadas hasta el momento lo confirmaban. Hice lo que tenía que hacer para sanar por completo en todos los niveles, cuerpo, mente y espíritu. El Reiki es una parte fundamental de mi enfoque integral de recuperación de una enfermedad que amenaza la vida y de un tratamiento médico difícil.

Creo que este es el futuro del Reiki, que cada individuo encuentre la combinación de herramientas de sanación que es correcto para ellos, escogiendo de un gran ” menú” de opciones. Estamos limitados sólo por nuestra sinceridad y nuestra imaginación. Mi experiencia ha sido que la sanación de una persona sana todo a su alrededor.

Sigo usando Reiki a diario en mi propio viaje hacia la salud. También he creado dos volúmenes titulados: Shrink Wrapped and Heal Sealed: Writings to Nurture and Heal Body, Mind and Spirit (Psiquiatra Envuelto y Calor Sellado : Escritos para nutrir y sanar el cuerpo, la mente y el espíritu). Estos contienen los escritos que recogí durante mi tratamiento de cáncer, incluyendo poemas, fotografías, cartas y conversaciones. Estas piezas han sido muy sanadoras para mí y para los demás. Yo las utilizo en mi serie de talleres “La expansión de nuestras posibilidades “, que está diseñado para grupos de adultos o niños. Si los niños aprenden estas habilidades temprano, van a ser más capaces de sanar conforme van por la vida. ¡Mi intención es difundir la palabra

Margaret vive en Lake Forest, Illinois, EEUU.

Copyright 1998 por Margaret Dubay Mikus . Reproducido con permiso.

Nos gustaría dar las gracias a Margaret por su bella historia, por su valor para documentar su viaje hacia el bienestar, y su voluntad de compartir su éxito con los demás.

Artículo original:

http://www.reiki.org/reikinews/ReikiandBreastCancer.html