Reiki y la Familia

Reiki y la Familia

Por Kathie Lipinski

traducción: Jeymi

El Reiki es un regalo que nos damos a nosotros mismos y aumenta para nosotros cuando podemos compartirla en familia. No sólo con la típica madre, el padre y los hijos, sino también con otras personas importantes, y las muchas personas que a menudo consideramos familia.

Los primeros “estudiantes” que inicié como maestra nueva de Reiki en 1995, fueron mi esposo Bob y mi hijo Johnnie (7). Aunque ellos no entendían completamente lo que el Reiki era y lo que iba a hacer, estaban dispuestos a apoyarme en mi viaje como un maestra. No puedo comenzar a decir la alegría que sentí cuando los preparé para recibir este regalo. Las lágrimas brotaban de mis ojos mientras los iniciaba. Sentí la alegría y la unión como una familia espiritual. El recuerdo de lo que somos a nuestro nivel del alma y del porqué nos reunimos como familia fue el regalo de las iniciaciones.

Más tarde ese año, cuando asistí a un taller de Karuna Reiki ®, me dijeron durante una meditación que mi hijo Mateo, a los 4 años de edad, estaba listo para recibir su iniciación también. Él, desde entonces ha traído mucha percepción (y muchas risas) acerca de cómo usar Reiki.

Utilizamos Reiki como familia de forma que elegimos un horario y compartimos Reiki con los demás. Los chicos son mucho más rápidos en dar y recibir, ya que son canales puros. Ellos sienten la energía entrar y salir. Así que una sesión puede durar sólo una hora. Por lo general, nos escaneamos el uno al otro para encontrar las áreas que lo necesitan y luego dejamos que el Reiki fluya allí.

Cada vez que estoy enseñando, siempre hay alguien que me da Reiki antes de la clase. Me ayuda a ser un canal más claro y las cosas fluyan sin problemas.

Si hay una enfermedad o lesión, aquel que está disponible en el momento da Reiki. Si estamos todos disponibles, damos a la persona tanto Reiki como ellos quieren. Esto ha funcionado bien con los niños y las lesiones deportivas, las fiebres y los resfriados. Hemos encontrado que la enfermedad se procesa más rápido y las heridas sanan más rápido.

Un amiga de John recientemente se rompió la muñeca. Él fue a su casa y le dio Reiki. Él es generalmente tímido para compartirlo (él es un adolescente ahora) así que estaba muy contenta cuando me dijo lo que hizo. Él dijo que sentía el calor y la energía y disfrutó el “tratamiento”.

Cuando uno de los niños tiene un examen en la escuela, hacemos tiempo para enviarles Reiki. Enviamos el símbolo Mental -Emocional para la relajación y el pensamiento claro. Hace unas semanas, cuando John estaba tomando su examen de matemáticas, Bob y yo detuvimos lo que estábamos haciendo y enviamos Reiki 5 minutos antes de que comenzara el examen. John nos dijo más tarde que sentía la energía apoderándose de él y se sintió realmente bien para tomar el examen. También envío a los chicos Reiki cuando están en rivalidad entre ellos y luchan. Una vez más, yo uso el símbolo Mental- Emocional para ayudar a sanar la relación y pedir por el mejor resultado.

También enviamos Reiki como familia a otros miembros de la familia en tiempos difíciles. Cuando mi primo murió este año a los 46 años de edad, fue un momento difícil para toda la familia. Los chicos y yo nos preparamos emocionalmente y nos dimos Reiki durante unos minutos antes entrar. También les pedimos que trajeran Reiki,  se llenaran con, y luego lo dejaran fluir de ellos hacia los familiares y amigos que lo necesitaran.

También enviamos Reiki a alguien de la familia que está enfermo o en peligro. Dejamos de hacer lo que estamos haciendo, invocamos el símbolo de Distancia, y pensamos en la persona o situación y dejamos fluir el Reiki. Siempre pedimos el mejor resultado y dejamos al Reiki hacer lo que hay que hacer.

Cuando Bob tiene reuniones de negocios importantes o viajes, los chicos y yo enviamos Reiki por un resultado exitoso o seguridad. Cuando viajo para enseñar, me mandan Reiki también.

Lo que he encontrado es que el uso del Reiki en la familia nos ayuda a todos a ser más comprensivos y compasivos unos con otros. Nos ayuda realmente a enfocamos en el amor que sentimos el uno por el otro.

Una experiencia interesante de familia fue cuando le di a mi sobrina una sesión de Reiki (ella tiene 30 años) y le encantó. Le expliqué lo que es el Reiki y que todos lo hacemos. Luego dijo: “Siempre supe que había algo especial y diferente en su familia.” Ese fue uno de los mejores elogios que he tenido. Desde entonces, hemos tenido muchas conversaciones interesantes y llevado nuestra relación a un nivel diferente y más agradable.

Uno de los usos de Reiki en familia muy especial fue gracias a dos de mis estudiantes de Nueva Inglaterra. Ellos tomaron la clase de Maestría en diciembre de 1997, y el regalo a su familia para Navidad fue el regalo del Reiki. En la víspera de Navidad, reunieron a su familia (mamá y papá y hermanas), hablaron del Reiki y luego les dieron su primera iniciación. Hasta el gato se unió. Ese fue el regalo de amor a su familia. Lo han compartido desde entonces.

Algunas formas de usar el Reiki en familia es si alguien tiene una enfermedad terminal, o pasa por radiación o quimioterapia. Los miembros de la familia aprenden Reiki y son capaces de dar a sus seres queridos Reiki para apoyarlos en su proceso. También tienen Reiki para sí mismos para reponer su energía y seguir adelante. También es útil para alguien que tiene una cirugía. Dar Reiki antes y después ayuda al proceso de curación y fortalece la relación entre los miembros de la familia.

Algunas mujeres también estudian Reiki para darse a sí mismas y a su bebé durante el embarazo. ¡Qué regalo que el bebé reciba Reiki, incluso antes de nacer!

El Reiki es bueno para todos los aspectos del amor y la convivencia. Nos ayuda a ser las personas que estamos realmente destinados a ser. Nos ayuda a recordar que debemos ser compasivos, comprensivos y tolerantes con aquellos que amamos y vivimos.

¿Cómo compartes Reiki con tu familia y amigos?

Kathie Lipinski RN, es una profesora ICRT licencia y una enfermera holística en la práctica privada en Long Island, Nueva York.

http://www.reiki.org/reikinews/Family.htm