Confiando en el Reiki

por William Lee Rand

Traducción: Jeymi

La vida tiene sus altibajos y hay momentos en los que estamos obligados a hacerle frente a las cuestiones, problemas y desafíos que parecen difíciles para nosotros. Tal vez la situación es nueva y no tenemos ninguna experiencia con ella, o puede haber múltiples factores; como tener que considerar a muchas personas, o sentimientos profundos y complejos que son incómodo al pensar en ellos. También puede ser la presión de un amigo o pariente a hacerle caso. La fluidez de la vida a veces puede ser interrumpida por eventos inesperados que nos obligan a tomar decisiones y es importante mantenernos enfocados y pensar bien al lidiar con estos.

Sin embargo, en momentos como estos nuestra aflicción no resuelta a menudo se desencadena haciendo la situación más difícil. Los sentimientos de miedo, duda, preocupación, ira y vergüenza; pueden nublar el asunto e interferir con nuestra capacidad de pensar con claridad para tomar decisiones acertadas y tomar las medidas adecuadas. Al enfocarnos en el problema, somos llevados más profundamente a nuestra propia angustia y los sentimientos de pánico pueden limitar cada vez más nuestra capacidad de funcionar. Aunque contamos con los recursos necesarios para resolver nuestros problemas, los sentimientos secundarios que surgen pueden sabotear nuestra capacidad para hacerlo.

Las experiencias que tenemos en la vida tienen un propósito; esto incluye las situaciones difíciles, así como las más fáciles. El propósito de la dificultad es que nos ofrece la oportunidad de aprender sobre nosotros mismos para sanar y crecer. Para cumplir con este propósito, es necesario decidirnos a hacerlo; tenemos que hacer la elección consciente de hacerle frente a los sentimientos poco sanos que surgen de nuestras circunstancias, sanar de forma compasiva y desarrollar las habilidades necesarias para resolver el problema. Hacer esto crea una vida de confianza, satisfacción y éxito constante.

El Reiki puede ayudarnos a hacer esto, a menudo de una manera extraordinaria. La energía del Reiki está fuera de nuestra conciencia personal y por lo tanto no se ve afectada por los sentimientos de angustia que podamos tener. Es una forma pura de conciencia superior y contiene el potencial para ayudarnos a sanar a nuestros problemas personales y resolver los problemas que enfrentamos. Es posible encomendar nuestros problemas al Reiki y permitirle resolverlos. Este es un camino más alto de logro personal y va más allá de la forma habitual de las personas de lidiar con la vida.

Atraemos y ampliamos lo que pensamos. Cuando estamos experimentando algo que nos provoca angustia emocional y nos enfocamos en la dificultad en lugar de resolver el problema, atraemos más angustia. Se dice que preocuparse es como orar por algo que no quieres. Por lo tanto, cuando estamos experimentando una situación difícil, en lugar de centrarnos en esta, una mejor opción es centrarnos en la paz y la energía sanadora del Reiki; llevar el problema al Reiki y dejarlo ir al mantener la mente en el Reiki. De esta manera atraerás la energía del Reiki a tu aura y emociones; y la energía del Reiki podrá sanar tu aflicción. Este proceso puede trabajar con tus problemas de sanación personal y con las situaciones del mundo exterior.

Una forma de cambiar tu conciencia de la angustia a la energía curativa del Reiki es utilizar afirmaciones. Si tienes una situación difícil que necesita ayuda, intenta repetir una o varias de estas afirmaciones una y otra vez durante varios minutos. Vuelve a tu afirmación varias veces al día, cada vez que tengas tiempo o sientas la necesidad.

Yo soy la paz y la confianza del Reiki

Me entrego a la seguridad y protección del Reiki

Doy mis problemas al Reiki sabiendo que serán resueltos

Yo soy la abundancia y la prosperidad deñ Reiki

Yo soy la libertad y la alegría del Reiki

Si deseas acomodar este proceso a la experiencia específica que estás teniendo, toma un momento para identificar la sensación de angustia que estás experimentando y piensa en el sentimiento positivo opuesto. A continuación, crea una afirmación Reiki utilizando el sentimiento positivo. Aquí hay un par de ejemplos: Si te sientes miedo, puedes crear una afirmación que diga: “confío en el cuidado amoroso de Reiki”. Si tienes dudas, “la confianza del Reiki llena todo mi ser”. Lo importante en este proceso es que elijas la afirmación que sea contraria a tu sentimiento negativo y te haga sentir bien. Sabrás si estás bien por cómo se siente cuando la utilizas.

Al usar las afirmaciones de Reiki de esta forma, estarás cambiando tu conciencia lejos de la angustia y hacia el Reiki. Al hacer esto, dejarás de contribuir a tus sentimientos negativos y llamarás al Reiki para sanar el problema. Al seguir este proceso, tu mente y sentimientos se abrirán y la energía amorosa del Reiki fluirá. Aprenderás algo importante de ti mismo, sanarás y serás más fuerte en aspectos importantes, y crearás un ambiente en el que cualquier dificultad exterior pueda ser fácilmente resuelta.

El Reiki proviene de una fuente ilimitada y está siempre disponible para ayudarnos. Su sabiduría amorosa está presente para sanar y para hacer nuestra vida feliz y próspera. Recuerda siempre utilizar el Reiki y tu vida se llenará de alegría.

Copyright 2008 Centro Internacional para le Entrenamiento de Reiki

http://www.reikiwebstore.com/ProductPage.cfm?ProductID=523&CategoryID=16