Sanación a Distancia como Parte de Tu Práctica de Reiki

por Bet Simmons Stapor

traducción: Jeymi

El otoño pasado, recibí una llamada telefónica de Cheryl quien vive en Kentucky (yo vivo en Tennessee). Ella estaba buscando a alguien entrenado en Karuna Reiki ® para ir a los tratamientos. La referí a varios de los maestros capacitados del Centro Internacional en el área de Kentucky. Debido a diversas circunstancias ninguno de los practicantes Karuna locales estaban disponibles. Unas semanas más tarde Cheryl llamó de nuevo y me preguntó si quería considerar enviarle Karuna Reiki ®. En ese momento tenía un montón de experiencia en enviar Reiki a distancia, pero nunca lo había hecho como parte de mi práctica de Reiki, es decir, sin haber recibido el pago por enviar un tratamiento de Reiki a distancia.

Al principio, tenía dudas. Sin embargo, después de escuchar los muchos problemas de salud que Cheryl estaba tratando, me fui para atrás com mi filosofía personal, ya que ella no me habría sido enviada por el universo a menos que tuviera que trabajar con ella. Por o tanto, comenzamos con sesiones semanales. El esquema general de nuestras sesiones es que Cheryl que me llame a la hora señalada de la sesión. Pasamos un tiempo discutiendo cómo se está sintiendo, junto con una visión general de qué áreas le gustaría trabajar durante la sesión. Después de colgar el teléfono, lo descuelgo para que no me molesten, pongo un poco de música, enciendo velas y comienzo el proceso de enviar Karuna Reiki ® a distancia. Paso un mínimo de 30 minutos enviando Reiki. Después de terminar el tratamiento, escribo notas sobre lo que encontré y las áreas que trabajé y luego llamo a Cheryl para dar una opinión sobre la sesión.

Conforme pasó el tiempo y recibí afirmaciones positivas de Cheryl en cuanto a la ayuda que estaba recibiendo por parte de la sanación a distancia, empecé a ofrecerlo a otras personas que vivían fuera de la ciudad. Tengo cuatro clientes en mi práctica que viven en otros estados y que me contactan regularmente para enviarles Reiki a distancia. Algunos de mis clientes pagan sus sesiones con tarjeta de crédito, otros me envían un prepago de varias sesiones.

Este ha sido un proceso de crecimiento para mí. Cuando alguien viene a mi oficina y me paso una hora con ellos haciéndoles  Reiki puedo ver el intercambio de energía entre nosotros. La idea de ser “pagada” para una sesión que hago en la comodidad de mi silla de meditación era nueva y requirió un cambio en mi forma de pensar. Los resultados sólo han sido positivos tanto para mis clientes como para mi. Bet Simmons Stapor es una Maestra de Reiki del Centro Autorizado y un consejera con licencia de Cookeville, TN. Su contacto por correo electrónico es [email protected]

 

http://www.reiki.org/reikinews/distant-reiki.html